Circular Consorcio Compensación de Seguros

19 de siciembre de 2015

 

El Consorcio de Compensación de Seguros ha emitido un criterio para clarificar en qué circunstancias puede dar cobertura a un siniestro de carácter extraordinario (terremoto, maremoto, lluvias torrenciales, vientos huracanados, ...), con la prima del seguro impagada.

 

Aclara en primer lugar, que con carácter general, no existirá cobertura:

  • Cuando la primera prima o prima única no ha sido pagada.
  • Cuando ha transcurrido el período de gracia de 30 días en las primas de renovacion, pues la cobertura estará suspendida, y en caso de pago, la reactivación se produce sin carácter retroactivo, a las veinticuatro horas del día en que el tomador pague su prima.

 

Dicho esto, en caso de primas de renovación impagadas a fecha de siniestro, podrán tener cobertura aquellos casos en los que: 

a) existan y se aporten al CCS comunicaciones y, en su caso, otros elementos de juicio complementarios que hiciesen prueba:

  • o de la voluntad del asegurado solicitante de la indemnización de mantener el seguro en vigor y la voluntad de la entidad aseguradora y del mediador de seguros, si interviniera éste, sean o no los mismos que hubiesen intervenido en el aseguramiento anterior del riesgo, de coadyuvar a dicho fin. En particular, el CCS valorará la claridad con que estuviesen expresados los mandatos cursados para renovar la cobertura aseguradora y la idoneidad del momento en que se expresan, claridad que debería estar especialmente reforzada en aquellos supuestos en los que la cobertura en la renovación se encomienda a una aseguradora distinta.
  • o de que el proceso de renovación de la cobertura aseguradora del riesgo con la misma o con distinta entidad aseguradora se ha iniciado con antelación suficiente respecto a la fecha de vencimiento de la anualidad en curso. El CCS valorará que el proceso se haya iniciado antes del comienzo del último mes de cobertura que sea anterior al conocido como “mes de gracia”.
  • En el caso de renovaciones tácitas, la valoración de la falta de oposición a la prórroga por ambas partes como manifestación de la voluntad de mantener el seguro en vigor se realizará a la luz del retraso en que efectivamente se hubiera incurrido y de las demás dificultades que se hubieran apreciado en el proceso de renovación.

b) exista, además, un historial de aseguramiento continuado del riesgo afectado, que permita acreditar documentalmente ante el CCS los distintos momentos en los que se han materializado las obligaciones de pago de los distintos recibos anuales que contengan el recargo a favor del CCS. Esta Entidad valorará en especial las circunstancias que concurran en el aseguramiento en los dos últimos ejercicios anteriores a aquél en el que se producen el siniestro y el retraso en el pago de la prima y del recargo.

c) al propio tiempo, con motivo de las dificultades producidas para asegurar en tiempo y forma el nuevo período de cobertura, se hubiese emitido y abonado dentro del denominado “mes de gracia” un recibo de prima conteniendo un importe provisional en concepto de recargo a favor del CCS que sea, al menos, igual al 50% del importe liquidado por este concepto en la anualidad anterior, y al mismo tiempo, un importe de prima de seguro ordinario provisional igual, al menos, al 50% de la prima que se hubiera liquidado en dicha anualidad anterior por las coberturas concretas de la póliza que dieran derecho a indemnización por riesgos extraordinarios, o del primer recibo de la misma en el caso que se hubiese fraccionado el pago, y

d) con anterioridad al momento en que el CCS abonase la indemnización se acredite haber regularizado tanto el recargo a favor del CCS como la prima que corresponda a la entidad aseguradora.

Excepcionalmente, el CCS podrá abonar la indemnización cuando, existiendo acuerdo sobre el importe de la misma, resulte constatado de forma concluyente por el CCS que se han cumplido los requisitos señalados en los apartados a), b) y d) anteriores y que la falta del requisito señalado en el apartado c) se ha producido por causas en ningún caso imputables al tomador y a pesar de las actuaciones por éste realizadas para tratar de que se lograra su cumplimiento.

 

En caso de nueva contratación (primera prima) y siempre que no se incurra en la situación de carencia prevista en el artículo 8 del Reglamento del seguro de riesgos extraordinarios:

a) que con anterioridad a la producción del siniestro se hubiera realizado la contratación del seguro por el tomador y emitido la correspondiente póliza de seguro por la entidad aseguradora.

b) que en el plazo de un mes desde que se hubiese contratado y emitido la póliza de seguro se haya abonado, al menos, un recibo provisional en términos análogos a los previstos en el apartado c) anterior.

c) que se acredite la regularización de la prima y del recargo antes de que se abone la indemnización del CCS.

 

Documento emitido por el CCS

 


Compartir en redes sociales: